ROSARIO

CON FRANCISCO DE JAVIER

 

 

 

MISTERIOS GOZOSOS

1. La Encarnación del Hijo de Dios.

María dijo: He aquí la esclava del Señor,

hágase en mí según tu palabra. Lc 1,35.

 

Vocación de Javier. Ignacio le repetía a Javier: “¿De qué te sirve ganar el mundo entero si pierdes tu alma?”. Ignacio confesaría que “Javier fue el barro más duro que me tocó moldear”. Javier dijo “Sí” a la llamada de Dios.

2.La visitación de la Virgen a su prima Santa Isabel

Y nombró a doce para que estuviesen con Él

y para enviarlos a predicar. Mc 3,14

 

Compañía de Jesús. Siete Maestros en Filosofía y estudiantes de Teología, entre ellos Francisco de Javier, bajo la guía de Ignacio de Loyola, pronuncian solemnemente en Montmartre los votos de pobreza, castidad, y el de peregrinar a Tierra Santa. Y caso de no poder ir allí, el de obedecer al Vicario de Cristo para cualquier misión que éste determinase.

3.El Nacimiento del Hijo de Dios

Estando allí, se cumplieron los días de su parto,

y dio a luz a su Hijo Primogénito y le envolvió

en pañales y le recostó en un pesebre. Lc 2,6-7.

 

Un noble peregrino. Al mismo tiempo que el emperador Carlos V declaraba a “Don Francisco de Jaso y de Javier por hombre Noble, Hijodalgo, Gentilhombre…”,  Javier y sus compañeros caminan como verdaderos peregrinos con el Rosario al cuello, los pies descalzos, llevando en la alforja la Biblia, con la intención de llegar a Venecia y embarcarse para ir a Tierra Santa. Las guerras con Turquía impidieron la peregrinación a Jerusalén. El 24 de junio de 1537 Javier fue ordenado sacerdote en Venecia.

4.La Presentación del Señor en el Templo.

Cumplido el tiempo de la purificación de la Madre,

llevaron al Niño a Jerusalén , para presentarlo al Señor. Lc 2,22.

.

Javier misionero. El Papa Pablo III, atendiendo a los ruegos del rey de Portugal, pide a Ignacio seis Padres para ir a las Indias en calidad de Nuncios suyos. Ignacio sólo podía ofrecerle dos: Simón Rodríguez y Bobadilla. Éste último llegó a la cita consumido por la fiebre de una larga y penosa enfermedad. Ignacio llama a Javier: “Esta es vuestra empresa; a vos toca esta misión”. A lo que Javier responde: “Pues heme aquí, Padre, aparejado estoy”.

 

5.El Niño Jesús perdido y hallado en el Templo.

El Niño Jesús se quedó en Jerusalén sin que lo advirtieran

sus padres…Después de tres días lo encontraron en el Templo,

sentado entre los doctores, escuchándolos y haciéndoles preguntas.  Lc 2,44-46

 

Llamada a los jóvenes universitarios. Desde la India, Javier escribe: “Muchas veces me mueven pensamientos de ir a los estudios de esas partes, como un hombre que tiene perdido el juicio, y principalmente a la Universidad de París, diciendo en Sorbona a los que tienen más letras que voluntad, para disponerse a fructificar con ellas…¡cuántos millares de gentiles se harían cristianos, si hubiese operarios!”

 

 

MISTERIOS LUMINOSOS

 

 

1.El Bautismo de Jesús en el Jordán.

Vino Jesús desde Nazaret de Galilea y se hizo bautizar por Juan en el Jordán.

Y al punto en que salía del agua, vio rasgarse los cielos y descender

hacia Él el Espíritu como paloma y vino una voz de los cielos:

“Tú eres mi Hijo amado; en ti tengo mi complacencia. Mc 1,9-11

Bautismo de Javier. Frente al Castillo de Javier se alza el pequeño templo parroquial, reedificado por los padres de Javier, dedicado a Santa María de Etxeverri. Dentro del mismo se halla una pila monolítica de forma octogonal, del siglo XIII. En ella recibió el santo Bautismo quien, andando los años, había de fatigarse de tanto bautizar. El niño fue bautizado con el nombre de Francisco.

2.La autorevelación de Jesús en las bodas de Caná.

Al tercer día se celebró una boda en Caná de Galilea,

y allí estaba la madre de Jesús; fueron invitados también

a la boda Jesús y sus discípulos. Jn 2,1-2.

 

De una familia cristiana. Juan de Jaso y María de Azpilcueta fueeron los padres de Javier. Matrimonio de honda fe, de intensa vida de piedad, “tenía especial empeño de criar bien a sus hijos y enseñarles bien en la ley de Dios, aficionándolos a la virtud, conociendo ser ésta le mejor herencia que les podían dar”.

3.El Anuncio del Reino de Dios invitando a la conversión.

Después que Juan fue preso, vino Jesús a Galilea predicando la buena nueva de Dios,

y decía: “El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca.

Convertíos  y creed en la buena nueva”.  Mc 1, 14-15.

 

Misión de Javier.  De las cartas de Javier: “Por sólo su amor venimos a estas partes, como Él bien lo sabe, pues le son bien manifiestos todos nuestros corazones e intenciones y pobres deseos que son los de liberar las almas que hace más de mil quinientos años están bajo el cautiverio de Lucifer. Nosotros en estas partes, lo que pretendemos es traer las gentes al conocimiento de un Creador, Redentor y Salvador, Jesucristo, Nuestro Señor”.

4.La Transfiguración del Señor

Jesús tomó consigo a Pedro, Santiago y Juan

y subió con ellos solos a un monte elevado y apartado

 y se transfiguró ante ellos”Mc 9, 2.

 

Consuelos celestiales. Ciertos Padres, compañeros de Javier, le observaron a menudo, entrada la noche, en Goa, cómo con los ojos elevados hacia el cielo paseaba por el jardín del colegio,  enfrascado por completo en Dios y en su amor, en evidente éxtasis. Cuando volvió en sí de nuevo, según su costumbre abrió su sotana sobre el ardiente pecho y le oyeron decir repetidamente: “Ya basta, Señor, ya basta”.

5.La Institución de la Eucaristía

El Señor Jesús, la noche en que fue entregado, tomó pan,

y después de dar gracias, lo partió y dijo: “Este es mi cuerpo,

que se da por vosotros; haced esto en memoria mía”. ICor 23-25.

 

El éxtasis de Francisco Javier. Contemporáneos suyos atestiguan: “El Padre celebraba con especial devoción el santo sacrificio de la Misa. Cuando celebraba su rostro brillaba transfigurado como el de un ángel y muchas veces lloraba de emoción, sobre todo en la consagración y en la comunión. Más de una vez les pareció que veían al Padre elevarse extasiado ante el altar.

 

 

MISTERIOS DOLOROSOS

 

 

1.La Oración de Jesús en el  Huerto

Cuando llegó Jesús al Huerto de los Olivos…

oraba diciendo: ¡Padre, si quieres, apara de mí

este cáliz; mas no se haga mi voluntad sino la tuya. Lc 22, 42.

 

El Cristo de Javier. El Cristo de la sonrisa. Es un Cristo sereno y victorioso que ha hecho del árbol de la cruz el asiento de su triunfo definitivo. Es la superación definitiva de un drama, y el ingreso en la plenitud de existencia que nadie le podrá arrebatar. Ante esta Imagen, venerada en la Capilla del castillo, unas veces acompañado por su madre y otras él solo, oró Francisco de Javier en sus años de niñez y juventud.

2. La Flagelación del Señor

Pilatos entonces, queriendo complacer a la gente,

les soltó a Barrabás y les entregó a Jesús, para que,

después de azotarle, fuera crucificado. Mc 15,15.

 

Oración y mortificación. Atestiguan sus compañeros que el Padre Francisco solía meditar durante horas por la noche en la iglesia en profunda oración ante su Salvador crucificado. Otras veces, le encontraban en la espesura del bosque en silenciosa contemplación o flagelándose en recuerdo de la amarga Pasión del Señor.

3.La Coronación de espinas

 Jesús fue presentado al pueblo. Llevaba sobre su cabeza

 la corona de espinas; sobre sus hombros, el manto de púrpura.

Pilatos se lo presentó con estas palabras: “Este es el hombre”.Jn 19,5.

 

Los otros cristos. En Venecia, un enfermo le pidió que le rascara la espalda que la tenía llena de úlceras repugnantes. Francisco sintió profundo asco y miedo a ser contagiado. Para vencer esta impresión, frotó la mano por las heridas, se lamió después los dedos, tragando la materia adherida. De esta manera quedó Javier curado para siempre de toda repugnancia en el servicio a los enfermos.

4.Jesús con la cruz a cuestas

Tras burlarse de él, le quitaron la túnica, le vistieron sus ropas,

y le llevaron a crucificar. Cuando salían, encontraron a

un hombre de Cirene, y le obligaron a llevar la cruz.  Mat 27,31-32.

 

Cirineo de los pobres. El 7 de abril de 1541, el mismo día en que Javier cumplía 35 años, partía la nave de Lisboa con destino a la India. A Javier en su calidad de Nuncio Apostólico se le concedió un pequeño camarote; pero lo cedió a los pobres enfermos. Él mismo cuenta en su carta: “Luego que llegamos aquí, tomamos cargo de los pobres dolientes  que venían en la armada; y así yo me ocupé en confesarlos, comulgarlos y ayudarlos a bien morir”.

5.La crucifixión y muerte del Señor.

Se eclipsó el sol, y el velo del templo se rasgó por medio.

Entonces Jesús lanzó un grito y dijo:

”Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu”.

Y dicho esto, expiró. Lc 23, 44-45.

 

La muerte de Javier. El fiel criado Antonio nos relata así: “ Y un poco antes de que amaneciera, yendo desfalleciendo, le puse una candela en la mano y con el nombre de Jesús en la boca dio su alma y espíritu en las manos de su Creador y Señor, quedando su cuerpo y rostro con un semblante más apacible y con un color sonrosado, fue su bendita alma a gozar de su Creador…Falleció un sábado, antes de que amaneciera, a 3 de diciembre de 1552 en la isla y puerto de Sanchón, en una choza de paja, ajena, diez años después de haber venido a estas partes”.

 

 

 

MISTERIOS GLORIOSOS

 

 

1.La Resurrección del Señor.

El ángel les dijo:“No temáis. Buscáis a Jesús el Nazareno, el crucificado.

Ha resucitado; no está aquí”.  Mc 16, 6.

           

Devuelve la vida a un niño. En una aldea llamada Combature, a una madre cristiana se le cayó el hijo en un pozo. Lo sacaron sin vida. La madre salió corriendo y gritando por las calles en busca del Padre Santo; y encontrándolo, dijo: “Padre, resucita a mi hijo, porque, quien da salud a los enfermos, podrá también dar vida a los muertos”.  Javier, rezando una breve oración de rodillas cogió al niño de la mano y le mandó que se levantará en nombre de Jesucristo. El niño se levantó, llenando de alegría a su madre.

2.La Ascensión del Señor a los cielos

Acercándose a ellos, Jesús les dijo:

Se me ha dado pleno poder en el cielo y en la tierra.

Id y haced discípulos de todos los pueblos, bautizándolos

en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo”. Mt 28, 16-19.

 

“Id por todo el mundo”. El Papa Pablo III, al enviar a Javier como Nuncio o Legado suyo para Oriente, le señala el cometido de su misión: “Confirmar en la fe a los nuevos cristianos y ganar a la misma a los no creyentes, con mucha urgencia, desde el cabo de Buena Esperanza hasta China, Japón y las Islas del Pacífico”. Los brazos de Javier se cansaron de tanto bautizar.

3.La venida del Espíritu Santo.

Los discípulos.... se llenaron de Espíritu Santo

y empezaron a hablar en lenguas extranjeras,

cada uno en la lengua que el Espíritu le sugería”. Hch 2,1-4.

 

En lenguas extrañas: Javier escribe a sus hermanos de Roma: “Y como ellos no me entienden ni yo a ellos, por ser su lengua malabar y la mía vizcaína, reunía a los que entre ellos eran más instruidos y busqué personas que entendiesen nuestra lengua y la suya. Con gran trabajo sacamos las oraciones, comenzando por el modo de santiguarse, confesando las tres personas en un solo Dios; después el Credo y los mandamientos, Pater Noster, Ave María, Salve Regina y la confesión general de latín al malabar”.

4. La Asunción de María a los cielos

Pronunciamos, declaramos y definimos ser dogma de revelación divina

que la Inmaculada Madre de Dios, siempre Virgen María,

cumplido el curso de su vida terrena,

fue asunta en cuerpo y alma a la gloria celeste” Pío XII, 1-XI- 1950.

 

Santa María de Xabier. Imagen gótica del siglo XIII que preside la parroquia de Javier. Desde su niñez hasta los 19 años, Javier había acudido con su madre a la parroquia, al toque de oración, para cantar la Salve ante su Imagen bendita. En sus largos días de navegación, imploraba su protección invocándola como celestial “Estella de los Mares”. Durante su agonía en la isla de Sancián, repetía con insistencia: “Madre de Dios, acuérdate de mí”.

5.La Coronación de María.

Ya entra la princesa, bellísima / vestida de perlas y brocado;

le llevan ante el rey, con séquito de vírgenes;

la siguen sus compañeras.

Las traen entre alegría y algazara, van entrando en el palacio del rey. Sal 44.

 

Glorificación de Javier. El 12 de marzo de 1622 fue canonizado por el Papa Gregorio XV. Ese mismo año la Diputación del Reino de Navarra lo juró como patrono; las Cortes ratificaron el juramento el 1624. En 1657, por decisión pontificia, San Fermín y San Francisco Javier fueron nombrados copatronos del Reino de Navarra. En 1927 el Papa Pío XI lo nombró, junto con Santa Teresa del Niño Jesús,  patrono de las Misiones.

 

 

 

 

PRECES LETÁNICAS MISIONERAS

 

R./ Danos un espíritu misionero,

o bien:

 San Francisco Javier, ruega por nosotros.

 

    Para que el Evangelio sea anunciado y acogido en toda la tierra

    Para que Jesucristo sea conocido y amado por todos los hombres

    Para que la Iglesia crezca y se renueve sin cesar

    Para que todos los hombres descubran que son hijos de Dios.

    Para que todos los hombres alcancen la salvación y puedan vivir como hermanos

    Para que la Eucaristía sea celebrada en todo el orbe, desde donde sale el sol hasta su ocaso

    Para que todos los hombres reciban el Pan de la vida eterna

    Para que crezca en todo el mundo la paz

    Para que todas las naciones alcancen el gozo de la unidad

    Para que las familias crezcan en el verdadero amor

    Para que surjan nuevas vocaciones misioneras

    Para que aumenten las vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada

    Para que todos los cristianos seamos testigos creíbles del amor de Dios.

    Para que los enfermos sean aliviados en su dolor

  Para que los difuntos alcancen la vida eterna

 

 

Oración

Señor, Padre nuestro, que enviaste a tu Hijo Jesucristo y al Espíritu Santo al mundo, para esperanza y salvación de los hombres, y quisiste que todos los cristianos continuáramos en la tierra la obra de tu Hijo, escucha las oraciones que te presentamos y, por la intercesión de San Francisco Javier, reúnenos a todos en el reino glorioso de tu Hijo, que vive y reina por los siglos de los siglos. R./ Amén.