ORACIÓN

POR LA

 PAZ

 EN EL INICIO DEL

2007

 

 

Santa María, Madre de Dios,

Madre nuestra, Reina de la Paz,

coloco a tus plantas mi más sincero deseo de paz,

siendo consciente de que, por mí mismo,

nunca podré llegar a esa feliz realidad.

Por ello mismo, sabiendo que Tú, tan cerca estás y vives de Dios

te hago saber que confío en Ti para que, hablándole al Creador,

imprimas, en primer lugar, serenidad en lo más hondo de mi corazón

tranquilidad en mi pensamiento,

sosiego a mi alma y fraternidad en mi familia;

semillas de concordia allá por donde mis pies caminen

por donde mi voz sea escuchada

semillas de bien, allá donde mis manos se desplieguen.

Tú, que eres experta meditando los susurros de Dios,

empújame a estar en permanente comunión con El

y, así de esa manera, ofrecer su paz a este mundo nuestro.

Que Jesús, Señor que fue niño en Belén,

sea el centro y la razón de estos meses que ahora inicio.

Que no transcurra un solo día sin comprometerme en su reino,

que no pase un solo instante sin desgastarme por su causa.

Tú, Santa María, Madre de Dios y Madre nuestra

que te dejaste llevar por la fuerza del Espíritu Santo:

Ayúdame a dejar atrás todo aquello

que desafinó en la melodía de mi pasado

A blanquear los puntos negros del ser y del obrar

de penumbras que quedaron atrás.

A rectificar los caminos que me condujeron a batallas estériles,

a transformar en hábitos de fraternidad los prejuicios de enemistad.

Haz, Santa María, Madre de Dios y Madre nuestra

que este Año 2007, que ahora me dispongo a iniciar,

apague lo negativo que se encendió durante el 2006

y que alimente todo lo bueno que conquisté en él.

Que, la alegría y la paz que quiero y pretendo tener por dentro,

sea un trampolín y un doble motivo

para trabajar por conseguir para mi tierra, mi ciudad, mi pueblo,

mi familia, mis amigos, mi parroquia....... la esperada PAZ.

Pide, ante Dios,  Santa María,

Madre de Dios y Madre nuestra

que, el hombre, confíe, crea y espere más en Dios

y, entonces, la paz…vendrá por si sola y definitivamente.

Amén.

 

      ¡FELIZ AÑO 2007!