ADVIENTO: RECONOCIENDO A DIOS QUE LLEGA

 

 

“EL BAUTISMO DE JUAN ¿DE DÓNDE VENIA?” (Mt 21 y ss)

 

¡VEN SEÑOR Y DERRAMA!

Comprensión para aceptar tu autoridad y caminar seguro

Convencimiento en lo que  hago y digo para que no suene a hueco

Obras en mis palabras y así, éstas, no  queden huérfanas

Valor en mis decisiones aún a costa de ciertas incomprensiones

 

¡VEN SEÑOR Y DAME!

Intuición para acoger los signos de tu presencia

Certeza en mis juicios sobre los acontecimientos que me rodean

Caridad en mis deliberaciones con las personas

Reconocimiento de tu señorío para no ser  esclavo de nada ni de nadie

 

¡VEN SEÑOR Y HAZ!

Que no rechace tu poder con excusas sin término

Que no ponga límites a la bóveda del cielo

Que no dude sobre lo  que de Ti dijeron nuestros antepasados

Que huya de las objeciones y trabas que dificultan mi afán de superación

 

¡VEN SEÑOR!

Que mi “sí”  no sea luego un “tal vez no”

Que no crea que todo el bien es fruto de la casualidad

Que no concluya que Dios dejó de intervenir hace mucho tiempo

 

Que la estrella de la fe brille con tanta fuerza, en los aledaños de estas próximas navidades, que nada nos impida profesar que Jesús colma nuestras aspiraciones e inquietudes.

Que el Señor nos vea tan ilusionados con  su nacimiento que, lejos de amonestarnos "pues yo tampoco os digo", sienta que es parte importante de nuestro corazón y de nuestra misma vida.

Que dentro, de no muchos días, podamos decirle: "Señor; te reconocí, te ví y te adoré, Tú eres la salvación"

 J.L.