El gran encuentro con el señor

 

CELEBRANDO EL AÑO EUCARÍSTICO Hoy hacemos mención a un ENCUENTRO, un encuentro muy especial, un encuentro con el Señor.

Como aquel que lo hace con un familiar, un conocido, como alguien que se encuentra con un amigo.

Y por otro lado como cuando debemos encontrarnos con alguien muy importante, para lo cual nos preparamos especialmente, porque será un Encuentro que MARCARÁ mi vida.

¿Y cómo nos encontramos con Dios?. Lo hacemos de una manera muy humana, CELEBRANDO LA EUCARISTIA.

Cuando en nuestra vida celebramos algo ¿qué hacemos?

1º Nos detenemos, interrumpimos lo de todos los días para FESTEJAR (por ej. Un cumpleaños, boda, etc.)

2º Hacemos MEMORIA y traemos al Presente, un acontecimiento que fue y es decisivo, en nuestra vida. ( por ej. En el aniversario de un matrimonio, recordamos el mismo, vemos fotos, etc.)

3º Nos REUNIMOS COMUNITARIAMENTE (Invitamos a quienes tenemos más cerca, a quienes queremos y nos quieren).

4º Por último utilizamos ciertos códigos RITUALES (las velas, la tarta, el canto del feliz cumpleaños, etc.).

 

En la MISA es JESÚS el que nos INVITA a CELEBRAR...

Lo hacemos de la misma forma:

1º Interrumpimos nuestra semana y en el marco del Domingo nos detenemos y pensamos en lo que hemos vivido en los días anteriores.

2º Hacemos absolutamente actual el gran acontecimiento que nos da vida nueva y nos salva. "La Muerte y Resurrección de Jesucristo" (Misterio Pascual).

3º celebramos comunitariamente y participamos todos de lo que Jesús nos ofrece.

4º Lo hacemos a través de los ritos de la liturgia, con un lenguaje simbólico.

De esta manera tan simple y tan humana es que se produce este encuentro con Jesús

 

CUESTIONARIO

¿Cómo vivimos este gran encuentro con el Señor y con nuestros hermanos?

¿Lo hacemos de la misma manera y con el mismo interés que cuando festejamos algún acontecimiento en casa?

Hemos sido INVITADOS por Jesús nuestro Señor ¿Realmente comprendemos la trascendencia de e importancia de tal invitación?

¿Realmente vamos con ganas de festejar, de celebrar?.

Como una reflexión personal estas preguntas nos ayudarán a vivir de otra manera El gran ENCUENTRO con el Señor.

 

El AÑO EUCARISTICO puede contribuir, si es que queremos seguir celebrando la presencia del Señor en medio de nosotros, a valorar mucho más estos encuentros entre Jesús y la comunidad, entre Dios y nosotros sus hijos.

 

J.Leoz